Jardín infantil Ombú Afuera / Andrés Zegers Arquitecto + Lirio Paisaje

Fuente original: Plataforma arquitectura



El concepto educativo detrás del encargo: educación al aire libre o outdoor learning, es un programa o método de educación que se basa en la experiencia y el contacto de los niños con la naturaleza y los beneficios que esta aporta a su formación: beneficios cognitivos, sociales y emocionales. En esa línea, se debían proyectar espacios que fueran capaces de conjugar la concentración para el aprendizaje focalizado en una materia o tema puntual con un grupo reducido de niños al mismo tiempo que fuera capaz de lograr la sensación de libertad, de exterior y de permitir en simultáneo el juego del resto de los niños.



Planta general


El terreno de 1500 m2 despejado, abierto y sin construcciones contaba con un pequeño bajo con forma de semicírculo, el que se aprovechó para generar dos niveles de altura conectados a través de una suave pendiente entre ambos. Tomando en cuenta el usuario y esta condición del terreno, un semicírculo, nació la idea de trabajar con la forma circular, ya presente en el terreno y por la importancia de esta forma geométrica en la educación de los niños en términos de aprendizaje, de concentración y sociabilidad de acuerdo al concepto de tiempo de círculo.



Se definió por lo tanto que el terreno se iba a abarcar por medio de un recorrido circular, una elipse, que fuese presentando los diferentes ambientes y experiencias a lo largo del trayecto, entendiendo este recorrido como el hilo conductor de un cuento, y cada sector, descubrimiento y experiencia, como una parte del cuento. Quizá uno de los mayores desafíos fue crear espacios entendidos como aulas abiertas que tuvieran la dualidad de ser espacios de concentración o de juego dependiendo de la actividad que se propusiera en ese determinado momento.





El agua debía ser un elemento presente en el proyecto por todos los beneficios sensoriales que produce en el aprendizaje de los niños. Se creó un recorrido de agua que acompañara la circulación principal y que tuviese la habilidad de ir generando distintas situaciones y sensaciones en los niños por medio del sonido, del tacto y de la visión. Para lograr el menor consumo de agua posible, se planteó un sistema de recirculación de esta evitando así su consumo constante y permanente. Solo sería necesaria la dotación inicial de agua.




El uso de vegetación debía ser una herramienta de diseño al mismo tiempo que educativa. Para esto se propuso un proyecto de paisajismo basado principalmente en especies nativas que respondieran a la necesidad de entregar por una parte árboles ornamentales que marcaran sectores, dieran colorido en diferentes épocas del año, sombras, texturas y olores, y por otra que permitiera a los niños aprender de los tiempos de crecimiento y desarrollo de los árboles, las temporadas de los frutos de algunas especies y cultivo de otras, y sobretodo entender y cuidar la naturaleza. Se usó el ladrillo fiscal para la mayoría de los elementos generando así una materialidad predominante incorporando la mayor cantidad de materiales posible que ofreciera el terreno como herramientas de juego y educación.




Curado por Agustina Coulleri


KINDERGARTEN

VITACURA, CHILE

Arquitectos: Andrés Zegers Arquitecto, Lirio Paisaje

Área: 1500 m²

Año: 2021

Fotografías: Marcos Zegers

Arquitectos A Cargo:Andres Zegers, Jacinta Gonzalez

Equipo De Diseño: Andres Zegers, Jacinta Gonzalez

Clientes: Jardin Infantil Ombú

Colaboradores: Francisco Valle

Constructor: Constructora Cruzat, Fernando Valle

Ciudad: Vitacura

Pais: Chile


Lee la publicación original acá

315 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo